Estilo Art Nouveau

El Art Nouveau surge en Europa a comienzos del siglo XX buscando distanciarse del estilo academicista dominante hasta entonces.

Entre sus múltiples facetas, el “Arte Nuevo” se inspira en los elementos de la naturaleza, utiliza con profusión la línea curva y la asimetría e incorpora figuras femeninas en actitudes gráciles y delicadas, destacando las ondas de sus cabellos o los pliegues de sus vestimentas.

El Art Nouveau, además, suma las novedades tecnológicas derivadas de la revolución industrial, superando la estética de la arquitectura del hierro de mediados del siglo XIX. Une eficiencia, rentabilidad y practicidad en el uso de las materiales tradiciones de sus construcciones, añade otros como el vidrio, el hierro colado y el cemento. Su estética se extiende también a los objetos de la vida cotidiana, incluso el mobiliario.

En la ciudad de Buenos Aires, los inmigrantes encontraron en este estilo una manera de oponerse al academicismo francés que caracterizaba a la burguesía local

Algunos de los ejemplos más notables de Art Nouveau en la capital de Argentina son: Hotel Chile (Av. de Mayo 1297); Unione operai Italiani (Sarmiento 1374); Yacht Club Argentino (Cecilia Grierson 500 y Costanera Sur); Embajada de Italia (Billinghurst 2577); Ateneo-Grand Splendid (Av. Santa Fe 1860), Palacio Barolo ( Av. de Mayo 1370); Hotel Castelar (Av. de Mayo 1152); Palacio Vera (Av. de Mayo 767); Casa Calise (Hipólito Yrigoyen 2562-78); Palacio San Martín (ex Palacio Anchorena) (Arenales 761); Club Español (Bernardo de Irigoyen 172/80); Galería Güemes (Florida 165; San Martín 154); Casal de Catalunya (Chacabuco 863), Palacio de los Lirios (Av. Rivadavia 2027/2031); NO HI HA SOMNIS IMPOSSIBLES (Av. Rivadavia 2009); Casa de los Pavos Reales-(Av. Rivadavia 3216); Edificio Otto Wulff (Av. Belgrano 601, esquina Perú 375/99)